Cruz de Santiago

 

 


 

ARITMÉTICA MURAL, VERDAD Y LIBERTAD PDF Imprimir Correo electrónico
VARIOS - off-topic. El mundo exterior
Escrito por Lorenzo Díaz-Pinés   

 

Portada de la Iglesia de la Asunción de Manzanares

 

Manzanares –antes Manzanares de la Mancha– tiene una portada plateresca hermosísima (“hermosisma”, para ceñirse al vocabulario local), que es, probablemente, el objeto artístico más notable –y más auténtico– de la ciudad. Tal portada corresponde al acceso existente en la fachada que mira al sureste, de la iglesia de la Asunción.


Durante años, quizás por una obsesión opuesta a la usual entre l@s artist@s de cine vetust@s o “escachangad@s” (Gardel dixit), alguien pensó –digo yo– que sería bueno ponerle al templo, no ya años, siglos de más. O sea, fingirlo más viejo de lo que es.


Durante un tiempo, un cartel o monolitillo “ad hoc” ha atribuido al siglo XIV la fecha de construcción de la iglesia. Uno siempre tuvo la duda de si todo se debía realmente a un involuntario intercambio entre los dos últimos caracteres del número romano en cuestión: tal maniobra habría convertido, pues, el siglo XVI en siglo XIV.


Resultado: un envejecimiento artificial, o sea falso. Es como si –para poner un ejemplo a tono con los “teletomates” en boga  – el/la artista fulanito/a (con perdón) dice que tiene 57 años cuando hace 75 que nació: rejuvenecimiento fraudulento habemus.


Así, pero al revés, se ha dado en el caso del mentado templo. La cara de los turistas viendo el estupendo pórtico y, a la vez, lo de “siglo XIV” era todo un cuadro, más bien surrealista. Por fin, que no hay mal que cien años dure –varios si duró–, se suprimió la equívoca datación del monumento histórico-artístico eclesial.

 

    
En esa misma fachada, la que mira al sureste de la iglesia de la Asunción de Manzanares, hase colocado ahora un polícromo cartel, con estupenda calidad de impresión, donde se contiene esta leyenda:

 

 

“1809-2009
Bicentenario del Patronazgo de Jesús del Perdón
Viernes Santo, 2009”

   
Corría el mes de septiembre del año 1999 de nuestra era cuando, editado al alimón por el Excelentísimo Ayuntamiento de Manzanares y la Hermandad Nuestro Padre Jesús del Perdón –olé sincretismo– y  patrocinado por el primero, salía a la luz el “Libro Guía Fiestas Patronales Jesús del Perdón 1999” (sic).


En  las páginas 42 y 43 de tal publicación (folleto, que no libro), el prestigioso profesor e historiador manzanareño, cordobés de vecindad,  Don Antonio Bermúdez y García-Moreno demostraba con todo rigor, respecto a la adopción de Jesús del Perdón como patrón religioso de la ciudad, que “…se deduce indubitablemente que el patronazgo por aclamación se produjo el año 1858…”


De los rigurosos argumentos que, con exhibición de la pertinente documentación alusiva, utilizaba el profesor Bermúdez cabía destacar el pronunciado


Sermón del 24/julio/1864 del Obispo Carrascosa (por cierto, ilustre ascendiente familiar de quien esto escribe, que da nombre a una céntrica calle de la ciudad), documento obrante en el archivo de la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción: “…Vosotros que seis años hace os congregasteis tocados por la mirada de Jesús del Perdón que os llamó y por eso le nombrasteis patrono  y protector de vuestra hacienda. Conforme yo tuve la mayor de mi felicidad en contarme entre vosotros…”


No ha habido –y, en todo caso no consta– publicación ni declaración pública alguna que desvirtúe o desmienta el resultado de la prolija investigación del profesor Bermúdez. 


Demostrado, pues, hace una década, que fue en 1858 cuando se adoptó el nombramiento patronal –según se ve, por aclamación–, corresponde ahora hacer un breve análisis matemático de la cosa:


Si al número 2009, ordinal que identifica al año en curso, se le resta o sustrae el también ordinal 1858 (ambos escritos en el usual sistema de numeración llamado decimal o árabe) el resultado es 151 (como prueba, cabe sumar 151 a 1858 y comprobar que se obtiene 2009). No es, pues, 200 el valor de la diferencia calculada y, por tanto, es un error –al menos aritmético– decir que es este año 2009 cuando tiene lugar el bicentenario del mentado patronazgo.


El pasado año 2008 sí que pudo conmemorarse el sesquicentenario de la mentada efeméride religiosa. En efecto 1858+150=2008. Como se puede comprobar consultando el DRAE vigente, la palabra adecuada para conmemorar el siglo y medio o los ciento cincuenta años de una efeméride es precisamente ésa: “sesquicentenario”.


Si se hubiera querido aludir a algún suceso ocurrido en 1809 –que  no es, desde luego, la tal declaración como patrono o patrón del mentado “Jesús del Perdón” – debiera haberse dicho explícitamente de qué acontecimiento se trataba. Es que, si no, todo parece indicar que, por la puerta falsa una vez más, se nos ha querido llevar a un adelantamiento de 51 años en la decisión de adoptar el patronazgo. Es decir, estamos otra vez de albañiles: alteración de la edad de un hecho histórico, envejecimiento artificial (como lo del siglo XIV/XVI).


No trastoquemos –y menos intencionadamente– la aritmética. Que la exactitud numérica y la precisión cronológica, como el caldo de gallina, a nadie hace daño.      


Vaya, pues, la verdad por delante. Pero no adelantando al tiempo, ni alterando la medida del mismo, que no hay por qué. Que la verdad puede ser también oficina donde se fabrique la libertad.


Ya lo advirtió el evangelista: “La verdad os hará libres” (Jn, 8, 32). Que nadie –ningún ciudadano libre– tenga que huir espantado por la mentira, de modo tal que esa falsa verdad acabe por hacernos, no libres sino liebres.

 


Artículo publicado originalmente en diario Lanza y www.lanzadigital.com el día 19/3/2009.

 

Ultima actualización ( 25 de Septiembre de 2009 )
 
 
 
CopyLeft 2019 CampodeMontiel.ES. Algunos derechos reservados.
inforactiva
 
 
     
 
   
Design by go-vista.de and augs-burg.de